Consejos para proteger y cuidar tu cuadro de carbono

La fibra de carbono se ha convertido en pocos años en el material estrella en la fabricación de cuadros de bicicleta. Se trata de un material ligero, rígido y muy resistente, pero que requiere de ciertas atenciones y cuidados para protegerlo y evitar que se dañe. Así que te vamos a contar una serie de consejos para proteger y mantener como nuevo el cuadro de carbono de tu bicicleta y prolongar así su vida.

Si tienes una bicicleta con cuadro de fibra de carbono eres un ciclista con suerte. Te podrás beneficiar de todas sus ventajas: peso ligero, rigidez, mejor transmisión de la energía del pedaleo, absorción de vibraciones en puntos de fatiga…

Pero disfrutar de todas esas ventajas durante mucho tiempo requiere también de unos cuidados específicos del material.

Limpieza: agua, jabón y un trapo suave

No hay secretos ni productos milagrosos con la limpieza de los cuadros de fibra de carbono. Suelen tener los mismos acabados de pintura que los de aluminio. Por lo tanto se limpian igual: agua (evitando las mangueras a presión), jabón neutro y útiles de limpieza suaves.
También existen productos específicos en el mercado para la limpieza y protección de los cuadros de carbono.

Evita la exposición al sol o la lluvia

Si no vas a montar en bici en un tiempo puedes taparla con una funda protectora específica, una manta o un plástico grande, para impedir la entrada de polvo y protegerla de la humedad.
Si vas a guardar una bici de carbono por una temporada, hazlo siempre en interiores. Además de deteriorar los componentes, el acabado del cuadro podría perder sus propiedades, como el color o el brillo.

Utiliza pasta de carbono para el montaje

La fricción o roce entre componentes de carbono y aluminio y el propio cuadro puede acabar degradando con el tiempo el carbono, aumentando el riesgo de que aparezcan grietas o fisuras.
Usar una pasta específica de carbono, cuya composición y textura es antideslizante, evita que ambas partes friccionen. Utiliza sólo esta pasta para el montaje de partes fijas de la bici: tija-tubo del sillín o manillar-potencia.

Utiliza protectores específicos

Además de los adhesivos y cintas para evitar que los cables rocen con el cuadro de carbono, también puedes proteger otras partes sensibles de mayor superficie con protectores duros, como los de vainas o tubo diagonal.
Ahora las propias marcas de bicicletas o componentes ofrecen protectores de plástico duro y de goma casi personalizados, de menor peso, mejor acabado y que protegen con mayor eficacia estas partes de la bicicleta.

No hagas reparaciones caseras

Generalmente, las reparaciones de los cuadros de carbono requieren productos específicos y de un proceso complejo y costoso, por lo que no son problemas que se puedan resolver fácilmente en casa. Si ves algún tipo de grieta en el acabado o alguna pequeña fisura o golpe en el cuadro lo recomendable es ir al mecánico para que valore el daño.

En Arcas ofrecemos servicio de taller de bicicletas y motos, por lo que estaremos encantados de atenderos en cualquier caso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16108

Seguro con cobertura
en asistencia en viajes

o avería incluido los
pinchazo